Tratamiento de la mitomanía

      No hay comentarios en Tratamiento de la mitomanía
Save on your hotel - www.hotelscombined.com

Definimos mitomanía como un trastorno psicológico en que el sujeto miente todo el tiempo de forma patológica, falseando la realidad para hacerla más soportable.

El mitómano sublima sus impulsos para transformarlos en arte. Posee una tendencia a engrandecer la realidad, también a mitificar o admirar a ciertas personas.

Este mal aparece mayoritariamente entre personas con baja autoestima, que embellecen su realidad para obtener la aprobación ajena.

Definición de mitomanía:

Hablamos de mitomanía cuando existe una conducta morbosa, donde se falsea la información en forma reiterada. Esta conducta se atribuye a inmadurez emocional y hasta neurológica, que impide que los sujetos se instalen en un marco de realidad.

Hay etapas de fantasía durante la infacia que son necesarias para la construcción de la personalidad. A medida que el niño crece, toma conciencia de su vulnerabiildad, de que no es todopoderoso. A esto se antepone la búsqueda de la fortaleza en la personalidad, sentir seguridad en los recursos con que se cuenta. La mitomanía sería una de las formas de afrontar la autodevaluación.

Las mentiras surgen como sustituto de las cualidades reales que el sujeto no encuentra en sí mismo, debiendo sustituirlas por ficción, la que sirve de apoyo para soportar el miedo que el mundo le ocasiona.

Clínicamente no podemos definirla como un padecimiento, sino que forma parte de varios trastornos, por ejemplo de los trastornos de personalidad. El diagnóstico no puede establecerse hasta los 18 años, cuando se consolida la personalidad madura. Esto, a pesar de la existencia de niños y adolescentes mentirosos.

También hay trastornos ficticios, donde corresponde ubicar al mentiroso crónico. En este trastorno, se inventan enfermedades tratando de obtener beneficio de la situación. A diferencia de la somatización, que produce síntomas físicos por razones internas, para obtener ganancias externas de manera conciente (por ejemplo: lograr la asignación de una discapacidad médica). O cuando se obtienen ganacias internas, logrando el protagonismo.

En el TLP (trastorno límite de la personalidad), donde la inestabilidad de la percepción de la propia imagen se debe a fallas en determinadas áreas de la vida. Decir mentiras puede aportar equilibrio y aliviar angustias.

Deja un comentario