Qué es y qué hace la memoria a corto plazo


La memoria es un proceso psicológico en donde se almacena información codificada, que luego va a ser recuperada a veces de forma voluntaria, pero la mayor parte del tiempo de forma inconsciente. Los mecanismos por los cuales funciona nuestra memoria son tan precisos que muchas veces no somos conscientes de que todas nuestras acciones y comunicaciones verbales dependen de su correcto funcionamiento. Pero cuando la memoria falla, ya sea en una situación circunstancial, por ejemplo cuando no recordamos dónde pusimos las llaves, o en fallas más graves y permanentes, entonces notamos su vital importancia.

La memoria a corto plazo es el lugar donde almacenamos información de manera temporal, que en general no se almacena por más de algunos segundos. La información nueva va a estar almacenada en esta región del cerebro por más tiempo que la información que ya conocemos. Si no se hace ningún esfuerzo para retener los datos nuevos, entonces la información se perderá rápidamente.

La memoria de corto plazo fue durante muchos años considerada como un sitio de almacenamiento pasivo y temporal para la información que luego se transfiere a la región de memoria a largo plazo. Sin embargo, con el reciente concepto de memoria de trabajo, comienza una etapa donde se consideran y se descubren otros aspectos de la memoria a corto plazo.

Las investigaciones realizadas en torno a este tema, arrojaron evidencias de que no se trata de un área pasiva. La memoria de trabajo, que es parte de la región de la memoria a corto plazo, es capaz de procesar la información. La tarea del traductor simultáneo es un buen ejemplo de las funciones de la memoria de trabajo. Los intérpretes usan su memora a corto plazo para retener las palabras más recientes del interlocutor. Luego las traduce y las olvida rápidamente.

Esta área de la memoria actúa de forma continua y por ello requiere de cierto esfuerzo mental constante. Es muy fácil que la memoria de trabajo falle cuando hay distracciones. Esto es lo que sucede cuando estamos hablando y nos interrumpen, a veces ocurre que perdemos el hilo de pensamiento y nos cuesta retomar la conversación.

La memoria de trabajo tiene un espacio limitado, en general no puede retener más de cinco a nueve elementos de manera simultánea. Si forzamos la memoria para guardar más elementos, la nueva información va a interferir con los elementos previos. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, cuando leemos una lista y sólo recordamos el principio y el final.

La memoria de trabajo es vital para realizar trabajo que hacemos todos los días, por ello es importante que sea altamente funcional. Para que no ocurran fallas, podemos optimizar su uso haciendo ejercicios específicos y usando determinadas técnicas para memorizar.

Leave a Reply