Psicología social

 

Psicología social

La psicología social es una de las ramas de la psicología. Nace a comienzos del siglo XX y tiene como antecedentes la psicología de los pueblos de Wilhelm Wundt. Es el estudio científico de la influencia que ejerce la presencia de otras personas (real, imaginaria o implicada), sobre el pensamiento, comportamiento y sentimientos de los individuos. En resumen, estudia la realidad social.

Esta disciplina utiliza el método empírico de investigación. Estudia los sentimientos, comportamientos y pensamientos de los sujetos, porque son las variables de psicológicas mesurables del ser humano. El método experimental busca obtener una serie de reacciones bajo determinadas condiciones, delimitando las causas y previendo los efectos.

La postura de que otras personas pueden ser imaginadas o implicadas, advierte que somos influenciables socialmente, como ocurre cuando vemos la televisión o al seguir patrones culturales internalizados.

La psicología social atribuye el comportamiento humano a la interacción entre las situaciones sociales y los estados mentales. Explica y analiza los fenómenos sociales y psicológicos a la vez, como la comunicación de masas, el lenguaje, la influencia de las imágenes, los signos, las representaciones sociales, entre otros.

Enfoques de la psicología social:

Esta disciplina aúna conocimientos de la psicología y la sociología.

-Conductismo: desde este punto de vista, la disciplina es el estudio científico de la interacción social, centrando su interés en lo que ocurre con el individuo y su comportamiento respecto de los otros.

-Psicoanálisis: entiende la psicología social como el estudio de las pulsiones y represiones colectivas, y de su influencia desde el inconsciente individual hacia el colectivo y social.

-Psicología posmoderna: entiende a esta disciplina como un análisis de los componentes de la diversidad y la fragmentación social, donde se aceptan todas las formas de análisis de los distintos estamentos de la sociedad.

-Perspectiva de los grupos humanos: puede considerar a los grupos humanos como unidades de análisis con identidad propia, porque actúan distinto cuando están solos, y de acuerdo al grupo en que se encuentran. Aquí pueden estudiarse fenómenos como la discriminación, las fobias, la cohesión social, etc.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*