Procesos de toma de decisiones

Aunque no darle tanta vuelta a los problemas pueda parecer una buena estrategia, estudios psicológicos realmente han comprobado que hay limitaciones en la eficacia del pensamiento inconsciente para la toma de decisiones.

En un estudio realizado, 4 personas se ofrecieron como voluntarias para participar en una tarea de procedimiento selectivo y elecciones, donde tenían que elegir entre 4 opciones variadas, cada una con un resultado diferente.

Para esta tarea, los voluntarios se dividieron en 3 grupos: un grupo tenía instrucciones de pensar en la tarea durante determinado tiempo, otro grupo tenía la tarea de pensar en la tarea durante todo el tiempo que quisieran, y al tercer grupo se lo distrajo antes de que llegaran a tomar la decisión. Se realizó un segundo experimento con características similares, salvo que había diferencias significativas en los resultados de las diferentes opciones.

Los investigadores concluyeron que hay situaciones donde el pensamiento inconsciente no va a resultar en la toma de la mejor decisión. Los hallazgos mostraron que en algunas instancias, cuando los resultados son similares, pensar en la misma tarea durante el tiempo que desearan era tan efectivo como el pensamiento inconsciente, por lo que resultaba una de las mejores opciones.

Sin embargo, cuando había grandes diferencias en la cantidad por ejemplo de dinero que podían ganar, reflexionar acerca de la decisión que debían tomar arrojaba mejores resultados que el pensamiento inconsciente.

A los voluntarios que se les dijo que pensaran conscientemente acerca de la decisión a tomar durante un período específico de tiempo no tuvieron éxito en ninguno de los dos experimentos. La explicación que se da con respecto a esto es que tuvieron demasiado tiempo para pensar, por lo que su atención se distrajo con información de menor importancia, resultando en la toma de decisiones no tan buenas.

Estos resultados sugieren que aunque el pensamiento inconsciente puede ayudarnos a tomar mejores decisiones en determinadas instancias, muchas veces es mejor confiar en el pensamiento consciente, a nuestro propio ritmo, y realmente enfocarse en el problema con el que hay que lidiar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*