Los trabajos de Ivan Pavlov

Ivan Pavlov, fue un fisiólogo ruso, ganador del Premio Nobel en 1904, debido a sus investigaciones sobre el funcionamiento del aparato digestivo.

Trabajó experimentalmente con perros, a los que mantenía incomunicados del exterior. Experimentó con las secreciones de las glándulas salivales, concluyendo que había una dimensión psíquica en la respuesta de los animales, pues continuaban la salivación, aún sin la presencia de la estimulación directa, como es la comida en la boca.

Pavlov pudo observar que los perros reconocían las pisadas de las personas que habitualmente los alimentaban, y producían una abundante salivación, aún antes de que se les mostrara el alimento. Pero si las pisadas pertenecían a descon ocidos, entonces no se producía la salivación.

Gracias a estas observaciones, se realizaron diversos estudios que sirvieron como base del condicionamiento clásico.

Pavlov rechazaba la idea de que un perro poseyera conciencia, afirmaba que existía una explicación fisiológica para ello.

Fue el primero en practicar investigaciones sistemáticas respecto a muchos fenómenos de aprendizaje, como el condicionamiento, la generalización del estímulo, la extinción. Sus estudios sentaron las bases del Conductismo.

La teoría de Ivan Pavlov:

El experimento más famoso del fisiólogo ruso fue el condicionamiento de un perro con una campana.

Observaciones del experimento de Ivan Pavlov:

Antes del condicionamiento, el sonido de la campana no producía respuesta en el perro. Al colocar la comida frente al perro, éste babeaba.
La campana se hacía sonar minutos antes de colocar la comida frente al perro
Luego del condicionamiento, el perro babeaba ante el sonido de la campana.

Elementos componentes del experimento de Pavlov:

Comida: estímulo no condicionado
Salivación: respuesta natural, no aprendida
Sonido de la campana: estímulo condicionado
Salivación: respuesta condicionada por el sonido de la campana.

Particularidades:

Una vez que el perro aprendió a salivar ante el sonido de la campana, salivará ante sonidos similares.

  • Si deja de sonar la campana cuando se presenta la comida, deja de salivar.
  • Las respuestas extinguidas pueden recuperarse luego de un período corto de estimulación, pero se pierde nuevamente si no se presenta comida.
  • El perro puede discriminar entre sonidos similares.
  • Cuando el perro adquirió el condicionamiento de la campana, se pueden agregar otros estímulos simultáneos, con lo que salivará también, cuando sólo se de el estímulo alternativo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*