La histeria

      No Comments on La histeria

la-histeria

La histeria es una enfermedad que antiguamente se atribuyó exclusivamente al sexo femenino y de allí su nombre que proviene del griego, hyaterá, útero. Esto llevó a que se dejara de lado la observación de este trastorno en los hombres, en los que también existe.

La histeria se caracteriza por la aparición de una serie de síntomas que no se corresponden con lesión alguna, por ejemplo las parálisis sin que existan lesiones nerviosas o musculares, o las cegueras sin anomalías oculares. En dichos casos, la aparente enfermedad orgánica se origina en conflictos psicológicos que se traducen en los síntomas orgánicos, por esto se denominan alteraciones somatomórficas.

También existe una forma de histeria donde el problema psicológico se somatiza mediante la imitación de una enfermedad psicológica, se trata de los trastornos disociativos, como puede ser la amnesia histérica, donde el individuo olvida quién es, incluso puede alterar su personalidad con nuevos personajes que va creando, como en la personalidad múltiple.

Sintomatología de la histeria:

Los síntomas histéricos aparecen como un intento de defensa ante una situación que no se sabe resolver. Pueden ser síntomas asociados de cualquier tipo, pero exagerados y pintorescos, imitando enfermedades, por lo que suele provocar confusión para su diagnóstico.

Un típico ataque histérico es de gran teatralidad, donde el paciente se revuelca por el piso a los gritos, golpeando y arañando a quienes intenten sujetarle de manera no intencional, esto se alterna con contracciones tónicas generalizadas, combinado con otros movimientos espasmódicos que pueden asemejarse con un ataque epiléptico. Lo que diferencia al histérico de otras patologías es que las crisis aparecen tras un disgusto o contrariedad y ocurren cuando hay personas interesadas presentes.

Otra manifestación son los tics, los temblores, los espasmos musculares y los movimientos atetoides, todos de gran espectacularidad, no correspondientes a la enfermedad que imitan.

Otro síntoma que presentan estos pacientes es la inmovilización corporal como forma de llamar la atención, que puede abarcar todo el cuerpo o ser localizada.

También los síndromes sensoriales son manifestaciones histéricas concretas como la anestesia histérica donde no se siente dolor, calor, frío, falta el tacto, etc. Y esto puede afectar a todo el cuerpo o a una parte. Las anestesias histéricas son de distribución arbitraria, no siguen los esquemas anatómico-neurológicos.

El histérico no es un simulador, pues lo hace de manera inconsciente, es la somatización de un conflicto emocional o psíquico.

Estos enfermos obtienen una ganancia con su trastorno, ya sea para resolver su conflicto actual, o para apoyar la represión del conflicto subconsciente.

Si los síntomas desaparecen, el paciente se ve expuesto a los sentimientos de culpa, lo cual acaba siendo un obstáculo para su curación.

Tratamiento para la histeria:

La mejor terapia para la histeria resulta el psicoanálisis, ya que permite realizar una reestructuración total del carácter y crear nuevas formas de reacción.

Los síntomas histéricos pueden desaparecer rápidamente con la psicoterapia, pero se requiere de una reeducación del carácter para evitar las recaídas.

Leave a Reply