La demencia semántica

La demencia semántica es un trastorno caracterizado por una pérdida del lenguaje progresiva, que compromete la capacidad para nombrar los objetos. En este trastorno se pierde la representación mental de los objetos, no es posible relacionar los conceptos con otros hechos.

El término proviene del origen de las nociones perdidas, que se encuentran en la memoria semántica.

La afección tiene una causa fisiológica radicada en una atrofia de los lóbulos frontal y/o temporal del hemisferio derecho.

En general, los pacientes no sufren debido a su falta de comprensión, aunque conozcan su discapacidad.

Características de la demencia semántica:

Este trastorno tiene como característica una alteración profunda del significado de las palabras, en su comprensión y en su denominación.

En la fase inicial, el paciente posee un lenguaje desordenado y abundante, con circunloquios, reiterativo y de contenido pobre. No se presentan problemas con la articulación del lenguaje.

A medida que el trastorno avanza, se da una pérdida del vocabulario notoria en ambos sentidos (recepción y emisión), que afecta principalmente a los nombres. Aparecen las dificultades para recordar los nombres de personas, lugares, cosas. La sintaxis y la fonología se conservan parcialmente, pero se nota un deterioro en la denominación, con errores semánticos que no cuentan con el apoyo de la gestualidad oral o semántica. Puede aparecer la lectura en voz alta para textos complejos, alteraciones como dislexia o alexia. La escritura de palabras simples se deteriora en caso de dictado en simultáneo con la lectura.

Evolución de la demencia semántica:

En las primeras etapas del trastorno el conocimiento semántico disminuye, se da una cierta preservación de la memoria autobiográfica y la memoria episódica.

Ciertos pacientes desarrollan talentos artísticos como consecuencia de la afección, como corolario de la preservación de las habilidades visual espaciales resultantes de la integridad del hemisferio derecho.

En las fases primarias el paciente tiene conciencia de su problema y se siente afectado, pero a medida que avanza, el comportamiento sufre trastornos que pueden acompañarse con el síndrome de Kluver Bucy (tendencia a llevarse objetos a la boca, merma de la capacidad de concentración, apatía e inhibición sexual).

No existe un tratamiento específico para la demencia semántica, el procedimiento médico se enfoca en intervenciones conductuales y un apoyo del paciente para brindarle confianza.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*