Adicción a las drogas

      No Comments on Adicción a las drogas

adiccion-a-las-drogas

El consumo de drogas aparece en todas las civilizaciones, pero sus connotaciones han ido evolucionando. En los comienzos, la droga era consumida con propósitos místicos, como forma de acercarse a los dioses. Posteriormente se fueron ligando a la búsqueda del placer artificial y la droga aparece en contextos culturales nuevos, donde también se traslada el consumo mayoritario a las poblaciones más jóvenes. Todos estos factores traen aparejado un aumento en la delincuencia con el fin de conseguir dinero para adquirir las drogas.

En cuanto a los aspectos sanitarios, la drogadicción a llevado como consecuencia la aparición de nuevas patologías, y la reaparición de otras que se consideraban erradicadas, como la tuberculosis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a las drogas como sustancias naturales o químicas que se introducen en un organismo vivo por cualquier vía (ingestión, intramuscular, endovenosa, inhalación), que actúan sobre el sistema nervioso central produciendo una alteración física y/o psicológica, la modificación del estado psíquico, o la experimentación de nuevas sensaciones. O sea, son capaces de cambiar el comportamiento de las personas.

Consideraciones generales:

La drogodependencia es el consumo regular de drogas para experimentar sus efectos psíquicos o para evitar el malestar ocasionado por su privación.

Hay dos clases de dependencia de las drogas, la psíquica y la física. La dependencia psíquica es la compulsión por consumir cierta sustancia para vivenciar sus efectos placenteros o para evitar el malestar. La dependencia física es la adaptación del organismo que se produce debido a la administración reiterada de dicha sustancia y se manifiesta en la aparición de trastornos físicos de mayor o menor intensidad, que se dan al interrumpir la administración de la sustancia.

El abuso de drogas ocurre cuando se consumen grandes cantidades de drogas y las conductas se desvían de los parámetros aceptados socialmente.

El síndrome de abstinencia son las manifestaciones que ocurren cuando falta la droga en una situación de dependencia. Dicho síndrome se caracteriza por la aparición de una serie de signos y síntomas físicos y psíquicos, cuya duración e intensidad es variable.

El síndrome de querencia es un conjunto de síntomas psicológicos que aparecen previo al síndrome de abstinencia y cuando han desaparecido los efectos de la droga. Consisten en una angustia generalizada y una necesidad intensa por consumir la droga.

Tolerancia es la adaptación al consumo de cierta droga que se caracteriza por una disminución en la respuesta a una misma cantidad de droga o por la necesidad de una dosis mayor para experimentar un efecto similar.

La tolerancia cruzada es un estado de tolerancia que se da con drogas del mismo tipo, pero que se extiende a drogas de diferente clase.

La intoxicación aguda ocurre cuando la dosis de droga supera a la que el cuerpo puede eliminar o transformar.

La sobredosis es una intoxicación aguda grave que aparece al superar el límite de toxicidad que el cuerpo resiste y depende de la dosis de droga ingerida, su composición, si está adulterada, también de las variables corporales como son: el peso, el metabolismo y la tolerancia de la persona.

El policonsumo o politoxicomanía es la situación en la cual es sujeto consume una variedad de sustancias para mantener sus funciones mentales alteradas. En muchos casos hay una droga principal y otras secundarias que complementan o sustituyen a la principal cuando no hay disponibilidad de esta. Esta es la drogodependencia más común.

Sintomatología de la drogodependencia:

La drogodependencia se caracteriza por:
• Deseo incontenible de consumir la droga por cualquier medio.
• Tendencia a aumentar la dosis debido al desarrollo de tolerancia.
• Aparición del síndrome de abstinencia en caso de interrupción repentina del consumo.

Clasificación de las drogas:

Las drogas se clasifican según los efectos que ejercen sobre el sistema nervioso.

• Depresoras- disminuyen la actividad del sistema nervioso central: opiáceos (morfina, opio, heroína, metadona), bebidas alcohólicas (cerveza, vino, ginebra, etc.), hipnóticos y sedantes (somníferos y tranquilizantes).

• Estimulantes- aumentan la actividad del sistema nervioso central: mayores (anfetaminas, cocaína), menores (café, té, tabaco).

• Alteran la percepción- modifican el nivel de conciencia y producen distintas sensaciones visuales, auditivas, etc.: alucinógenos (LSD, mescalina), cannabis (marihuana, hachís), drogas de diseño (éxtasis, eva, etc.), inhalantes (disolventes, pegamentos, etc.).

Leave a Reply